FERIA DE SEVILLA

Miguel Ángel Lucero Zafra

Gastronomía en la Feria de abril de Sevilla

 



Debido a que la ubicación de mis lectores está repartida por el globo y obviamente muchos no han visitado la Feria de abril, he pensado que unos apuntes sobre lo que se come y se bebe estos días sería conveniente dar a conocer.

 

Vamos a hacer una breve historia de porqué y como nace lo que hoy conocemos como la Feria de abril.

Voy a contar dos historias que se solapan en el tiempo y conforman lo que hoy es el evento.

 

El Rey Alfonso X "el Sabio", constituye en Sevilla a mediados de siglo XIII, dos ferias de ganado al año, la de abril y la de septiembre, de San Miguel, con una duración cada una de 30 días. En ellas los tratantes exponían sus animales para su venta. Dado que en esta ciudad en esa época ya hacía calor, estos vendedores montaban unos tinglaos con telas o sacos y unos palos para resguardarse del sol, donde hacían las ventas de ganado. Los tratantes con más potencial económico además ofrecían el guiso que el ama de casa cocinaba in situ para aguantar el día.

El 5 de marzo de 1847, la reina Isabel II concedió a Sevilla el privilegio de feria, celebrándose un mes más tarde la primera de la ciudad con la duración de los tres días solicitados por Narciso Bonaplata y José María de Ybarra que ya había concedido el Cabildo Municipal y además estaba secundada por numerosos ganaderos y agricultores, y es ahí cuando comienza la primera Feria de Abril sevillana. Se inauguró el 18 de abril de 1847 ubicada en el lugar llamado Prado de San Sebastián.

Cuando se inaugura la Exposición Universal de Sevilla en 1929 lo que era la feria de ganado desaparece y lo que hoy conocemos por casetas fueron ocupadas por grupos de amigos o entidades para sus empleados donde prolongaban el salón de su casa para recibir a sus amistades, y disfrutar de la fiesta, ofreciendo el guiso del día acompañado de sus correspondientes entrantes, viandas y caldos.

 

Hay que destacar, que la cocina de una caseta suele ser de 3 por 3 metros cuadrados, ubicada al fondo donde trabajan de tres a cuatro personas durante el día. Cuando hablamos de día nos referimos a empezar a las 10:00 horas de la mañana y terminar a las 05:00 horas del día siguiente. Estos cocineros dan de comer como mínimo a 1.000 personas la día, por lo que no pueden dedicarse a recetas complejas, sino fáciles y rápidas.

 

Los platos los voy a referir por niveles:

 

El plato por excelencia, porque yo por ejemplo, solo lo disfruto estos días, son las Ortiguillas. Son algas marinas bañadas en una tempura suave y fritas, siendo para mí el producto estrella de la semana.

 

El nivel superior lo contiene el Jamón, el Queso, las Gambas y la Caña de lomo. Quiero anotar que las gambas aunque se consumen no es el sitio adecuado para ello, siempre son congeladas.


 

Luego están algunos platos elaborados que cada caseta tiene su especialidad.


Y en el tercer nivel entran los baratos y los que llenan para poder aguantar la bebida y el tiempo:

El más solicitado La tortilla de patata,

y después el resto,

Los montaditos de lomo de cerdo

Las croquetas

Los calamares fritos

Los boquerones fritos

Los pimientos fritos

El tomatito aliñao

La carne mechada

El pollo frito

El revuelto de la casa

El adobo, plato sevillano por excelencia, aunque hoy se sirve en muchos lugares. Algún día contaré como nació el adobo en Sevilla.

 

Y como no podía faltar lo más tradicional, el guiso del día, entre ellos está la estrella las Papas con chocos, y los más habituales son la Carrillera de cerdo, el Menudo, las Espinacas con garbanzos, el Bacalao con tomate y el Marmitaco.

 

No podía faltar la bebida:

 

La historia de la bebida es corta, pues hasta hace unos 25 años aproximadamente se bebía Vino fino, consiguió hacerse un hueco que prácticamente ha desbancado totalmente, la Manzanilla, por ser de menor graduación, y hace unos 10 años se hicieron con los paladares de los feriantes, la Cerveza y el Rebujito (Manzanilla con Seven up acompañado de hielo).

 

Y después de comer y beber a bailar sevillanas.


En la Feria de Sevilla, a 13 de abril de 2016.